Inicio Nuestra Historia Formex: una historia de tres generaciones

Formex: una historia de tres generaciones

escrito Por FORMEX enero 3, 2022

Parte 1. Tras el mostrador

Hemos recorrido un camino de más de 30 años llenos de experiencias, aprendizajes y, sobre todo, mucha pasión por lo que hacemos. Ahora queremos mirar por el espejo retrovisor por un momento, explorar nuestra historia y compartir los momentos más destacados con ustedes.

Profesionalismo, Familia, Curiosidad, Comunidad, Visión… Todas esas palabras (y más) hacen parte del relato Formex. Durante tres generaciones, la empresa se ha abierto al mundo y ha evolucionado. Por eso, en tres entregas les contaremos cuál ha sido el trayecto para llegar hasta el día de hoy.

Revisemos juntos el pasado, para mirar hacia el futuro.

 

Pacho Vélez: un legado de conocimiento y servicio

Formex, como tal, fue fundada en 1987. Pero su origen es muy anterior y tiene nombre propio: Francisco Vélez. Pacho, para los amigos.

Curioso, autodidacta, carismático y de un temperamento fuerte y rebelde; Pacho Vélez cultivó un profundo conocimiento sobre tecnología que, con el tiempo, lo convirtió en un referente en el área de la refrigeración. Pero su gran saber técnico era solamente una parte de su magnetismo.

“Era espontáneo y transparente. Era un libro abierto”,

cuenta Julio Vélez, hijo de Pacho y consultor gerencial de Formex. Tenía una manera particular de tratar a la gente y de  manejar cada situación. Por eso le tenían cariño los trabajadores, los vecinos, los clientes, los proveedores… Eso no lo tienen los libros, no lo da la educación. Eso es natural, nace con cada persona. Y esa fue la semillita, el éxito que él le legó a la compañía. Todo lo que estás viendo ahora, es el resultado de ese cariño.

Su legado sigue vigente hasta hoy porque, en su momento, compartió todo su conocimiento con muchos colegas y aprendices. Gracias a esto se formaron nuevos profesionales que crecieron a la par con Formex o crearon sus propias empresas. Además, tras el mostrador, también era generoso con su tiempo y atención. “Lo buscaban por su manera de ser, porque no solamente hablaba de refrigeración. También discutía de política, de agricultura, entre otros temas. Era un tipo que leía muchísimo y era buen conversador. Eso le permitía tener ventas”, recuerda Julio.

Historia Formex 2

Su manera de ser generaba credibilidad y confianza. Y eso dio las bases para el emocionante camino que vendría después.

 

Antes de Formex, ¿qué pasó?

Formex empieza en la mente de mi padre cuando yo tenía, más o menos, 12 años.

Él siempre quiso tener un almacén. Donde vivíamos tenía su taller y allí tenía algunos artículos que le vendía a los mecánicos y a amigos. Pero por ser dadivoso fiaba y, definitivamente, lo recogieron varias veces. Pero él seguía insistiendo, recuerda Julio.

Después de insistir varias veces, llegó el momento de vender artículos fuera de su taller. Para cumplir este objetivo hizo una alianza con don Jairo, dueño de la Salsamentaria La Vendimia, ubicada en Maturín con Palacé. Sobre este momento, Julio comenta: Allá vendía lo básico: refrigerantes, relay térmicos, capacitores. Esto transcurrió más o menos a mediados de los setenta.

“En la década de los 80 nos asociamos con un primo llamado Julio Toro y su esposa Judith Ortega y montamos Frío Repuestos Toro Vélez y Cía,

rememora Julio; quien también comenta que, en esta etapa, hubo un importante aprendizaje de cómo se debía llevar una empresa. Esta sociedad funcionó más o menos durante ocho años. Luego los caminos tomaron rumbos diferentes, pero no se puede desconocer su importancia.

Formex

1987, el año definitivo

En 1987 Julio y su esposa Ana, quien ahora es Gerente Financiera de la compañía, se unieron de lleno al equipo y se fundó Formex. La marca nació con la idea de vender exclusivamente alambres esmaltados tipo Formex, de ahí surgió el nombre, explica Julio. Sin embargo, pronto empezaron a ofrecer otras soluciones de refrigeración y comenzó el camino de la empresa tal cual la conocemos.

“Mucha gente creyó en nosotros y nos apoyaron, definitivamente. Y lentamente la empresa se fue consolidando”, concluye Julio. Y hasta el día de hoy el espíritu de generosidad y servicio de Pacho Vélez permanece en Formex. 

 

En la próxima entrega compartiremos con ustedes el proceso de crecimiento de Formex, durante la segunda generación; unos años definitivos para posicionar la empresa. 

Si piensas en soluciones de refrigeración y aires acondicionados, ¡piensas en Formex!